Francisco Esteban, nueva incorporación en el equipo de AIM Ibérica

AIM Ibérica ha reforzado su equipo humano con la incorporación de Francisco Esteban del Cerro como nuevo director de Producción. Francisco Esteban es licenciado en Veterinaria por la Universidad Cardenal Herrera-CEU de Valencia y Master en Sanidad y Producción Porcina  por las universidades de Lleida, Zaragoza, Autónoma de Barcelona y Complutense de Madrid.

Además, cuenta con una dilatada carrera en el sector de la genética porcina, habiendo trabajado tanto en colaboración con la Administración pública como para prestigiosas compañías privadas, donde ha desarrollado su labor como asesor de producción y sanitario en granjas.

Con la incorporación de Francisco Esteban como director de Producción, AIM Ibérica apuntala su compromiso con la excelencia como empresa líder en inseminación artificial porcina en España.

Los laboratorios de AIM ya disponen de un área de biología molecular para comprobar la ausencia de virus en las dosis

El impacto de un centro de inseminación comercial en el mercado porcino es enorme, porque un solo verraco puede llegar a cubrir a más de 4000 cerdas cada año. En AIM Ibérica somos conscientes de la importancia y el reto que esto supone. Los procesos de trabajo y los protocolos de calidad rutinaria han ido siempre enfocados a asegurar la capacidad fecundante de cada dosis servida. En 2008 comenzamos a controlar, además la contaminación bacteriana mediante un proceso que nos permite no sólo detectar sino además prevenir la contaminación en la dosis. Este proceso supuso la implementación de un proceso de monitorización bacteriológica innovador, exclusivo y nunca antes visto en nuestra industria, que comienza por la formulación del diluyente usado y pasa por la formación de higiene en recogidas, descripción y formación en procesos de limpieza y desinfección, toma de muestras seriada en puntos críticos, y toma de decisiones. Con el paso del tiempo, la industria de los centros de inseminación han ido aplicando diversas técnicas de monitorización parecidas, comprendiendo la importancia de la bioseguridad no sólo en los animales sino también en la dosis seminal, y paralelamente los equipos de investigación se han enfocado no sólo en definir las bacterias y sus acciones sobre el semen y la cerda, sino también en controlar o erradicar las poblaciones bacterianas en el porcino intentando minimizar la presencia de antibióticos.

Desde que AIM Ibérica aplicó de forma generalizada la monitorización de la contaminación bacteriana en el centro de inseminación, no hemos vuelto a experimentar ningún brote infeccioso ni las dosis servidas desde nuestros centros han sufrido de disminución de calidad por esta causa. La tercera década del siglo XXI será el escenario de otra batalla muy distinta. Los virus son ahora el nuevo desafío. El virus del PRRS, pero también otros muchos, como circovirus, coronavirus, PPA, o PPC amenazan nuestra industria a diario. Los centros de inseminación no deben suponer una amenaza, pero sí una solución y una barrera efectiva de protección frente a estas enfermedades transmisibles.

Por esta razón, AIM Ibérica ha implementado laboratorios de biología molecular en todas sus cadenas de producción, garantizando que cada eyaculado procesado será objeto de un diagnóstico negativo frente a PRRS. Este es el primer paso de la excelencia en la garantía en bioseguridad, que implica no sólo a los animales sino también a su producto. La técnica de PCR Real Time implementada no sólo puede detectar PRRS, sino que también es capaz de detectar una serie de enfermedades transmisibles via semen, como circovirus, leptospirosis, APP, coronavirus, etc. Se abre en la industria un océano de posibilidades que permitirá a los productores asegurar la sanidad y mejorar la productividad por menos del 0,002% de su coste actual.